Covid-19

A propósito de la crisis sanitaria provocada por Covid-19. tercer sector, democracia y sociedad civil

Por Manuel PÉREZ YRUELA [1]

La crisis sanitaria y económica provocada por COVID-19 ha puesto de relieve la importancia del Tercer Sector (TS) en situaciones como ésta. Muchas residencias de mayores, albergues para los sin techo, ayudas a domicilio y atención a necesidades sociales de las familias, las están realizando organizaciones sin fines de lucro que forman parte del TS. El caso de las residencias ha tenido más relieve por razones de sobra conocidas que habrá que analizar con rigor. No obstante, en España hay unas 5.400 residencias, muchas de ellas gestionadas por organizaciones sin fines de lucro. A 13 de mayo, la Fiscalía había iniciado 140 diligencias penales y 185 civiles relacionadas con el amparo de los derechos individuales y colectivos en estos centros, lo que indica que la gran mayoría de ellos han actuado correctamente. A propósito de la importancia del TS en esta crisis, puedes ser de interés para nuestro grupo de reflexión analizar el papel del TS en general, como actor relevante de la sociedad civil en las democracias contemporáneas.

La definición de lo que es el TS es a la vez fácil y difícil. Difícil, porque lo integran entidades muy diferentes desde el punto de vista de su misión, objetivos, actividad, origen y fórmula jurídica que adoptan. Fácil, porque cuando se analizan estas entidades se comprueba que comparten algunos rasgos que permiten agruparlas bajo una misma etiqueta conceptual que puede ser la de TS. Estos rasgos son el no tener como objetivo principal el lucro; estar orientadas hacia el bienestar social mediante la producción de bienes, la prestación de servicios, en especial para atender problemas sociales, y la defensa de los derechos sociales y humanos; tener formas de gobernanza participativa y democrática, grado de vinculación apreciable con los territorios y comunidades de las que surgen y canalizar el voluntariado como parte de sus recursos humanos. Para concretar se trata de entidades como las cooperativas, las mutualidades, las organizaciones privadas sin fines de lucro (OPSFL) también llamadas ONG`s, las asociaciones, las fundaciones, las empresas sociales y las más recientes surgidas del desarrollo de la economía solidaria, circular y colaborativa, que adoptan fórmulas jurídicas diferentes.

El origen de estas entidades se puede rastrear históricamente en dos grandes motivaciones: la utilización de la ayuda mutua y la cooperación como formas de acción colectiva para resolver problemas y necesidades sociales, que están en el origen de las cooperativas, mutualidades y entidades similares, que tradicionalmente han sido lo que se conoce como economía social; la canalización del altruismo y la generosidad de las personas para ayudar a los demás. Estas dos motivaciones las han estimulado históricamente dos grandes corrientes ideológicas: la formada por el socialismo utópico, el anarquismo, el socialismo y el comunismo, que las han utilizado de forma diferente según los casos, que ha terminado por asumir que debe ser el Estado el único responsable de las funciones que estas entidades tenían; la formada por el cristianismo a través de la virtud de la caridad, en el nivel individual, y la doctrina social de la Iglesia en el nivel social, que trata de eximir al Estado de su responsabilidad en estos problemas y trasladar su solución a la sociedad. Hago esta referencia simplificada a los orígenes remotos del TS porque su evolución y situación actual han estado condicionadas por ellos.

No obstante, se han producido cambios históricos que han alterado la situación en la que se desenvuelve el TS: la asunción por parte de los Estados de la responsabilidad del bienestar social de sus ciudadanos a través del concepto de Estado Social de Derecho, recogido en las constituciones de países social y democráticamente avanzados; las dificultades de los sistema de bienestar creados por estos países para que el Estado solo pueda reconocer y atender la variedad y complejidad de los problemas sociales de sus sociedades; el crecimiento de facto de  las entidades del TS que se ha producido en estos países al margen de influencias religiosas y políticas para practicar la ayuda mutua, canalizar el altruismo cívico y promover la defensa de derechos; la necesidad creciente de mejorar la calidad de nuestras democracias facilitando que la sociedad civil pueda articularse y corresponsabilizarse de los asuntos colectivos en beneficio de la comunidad, a lo que TS puede contribuir.

Las entidades que forman parte del TS son: las organizaciones privadas sin fines de lucro (OPSFL u ONG), las cooperativas, las mutualidades, las sociedades laborales, las empresas de inserción, las fundaciones, las asociaciones; recientemente han aparecido nuevas iniciativas como son las empresas y cooperativas sociales y las encuadradas en el marco de la economía alternativa, solidaria, circular y colaborativa. El TS ha crecido en el contexto anterior, abriéndose paso entre el Estado y el mercado,  cumpliendo funciones importantes en ámbitos muy diversos, sin tener el reconocimiento institucional acorde con ello. Para tener una idea de esta importancia pueden servir, a modo de ejemplo, los datos siguientes.

El Tercer Sector de Acción Social (TSAS),  tiene como  objetivos la defensa de derechos  y la atención a necesidades sociales. En España lo forman unas 30.000 entidades. Está muy polarizado según el tamaño, en 2018 casi la mitad de las entidades tenían ingresos inferiores a 30.000 € y sólo un 8,5 % pasaban del millón de euros. El 75% de las actividades del sector se centran en la acción social, la inserción social y la atención sociosanitaria. En 2018 sus ingresos alcanzaron 16.583 millones de euros, un 1,37 % del PIB de España; el 41,4 % es financiación pública, el 26% es financiación privada y el 32,6%  es financiación propia. Empleaba a 577.230 personas, el 3 % del total de empleos de España; el 62,4 % de las entidades tenía alguna persona contratada. Contó con la colaboración de un 1,05 millones de voluntarios y realizó 42 millones de intervenciones directas. El indicador del número de trabajadores del TSAS en países de nuestro entorno refleja que en España está menos desarrollado, por debajo de Países Bajos (10,3), Reino Unido (5,9), Alemania  (5,4) y Dinamarca (4,9). No hay datos disponibles sobre el TS en Andalucía.

El Tercer Sector de Acción Económica, tiene como objetivos la producción de bienes y servicios para los socios de las entidades  para terceros, de acuerdo con ciertos principios. Las cooperativas son las entidades más importantes dentro de él. En 2017 había en España 20.958 cooperativas, que empleaban 319.792 trabajadores. Dos tercios de esos empleos (66,4 %) eran del sector servicios, algo más de un quinta parte (22,4%) del sector industrial, una décima parte de la agricultura (10,2 %)  y un 3,1 % de la construcción. En el sector industrial, la proporción de trabajadores de las  cooperativas es seis puntos porcentuales mayor que la media española y en el sector de servicios nueve puntos menor, lo que indica una estructura más próxima que la media del país a un modelo productivo con mayor peso del sector industrial. En Andalucía había unas seis mil cooperativas y sociedades laborales, que representaban el 20% del total y el 19 % de los trabajadores. Las cooperativas agrarias son las de mayor tradición en España. Han cumplido y siguen cumpliendo funciones muy importantes en el proceso de modernización de la agricultura y de la sociedad rural, especialmente en el caso de Andalucía. En España hay grandes grupos cooperativos (Mondragón, COREN, Cajamar…) pero el cooperativismo también está menos desarrollado que en los países de  nuestro entorno.

Las asociaciones son el campo organizacional del que se tiene menos información accesible. Entre 1993 y 2012 las asociaciones activas de ámbito estatal crecieron mucho, pasando de 9.190 a 44.20612. Entre las asociaciones activas, las culturales eran la mayoría (40%), seguidas a bastante distancia de las de carácter económico y profesional (18%), las de acción social, sanitaria y educativa, incluidas las de atención a enfermos y dependientes (16 %) y las deportivas, recreativas y de jóvenes (11 %). El grupo que más creció entre esos años es el de acción social, sanitaria y educativa.

Por todo ello es razonable pensar que el TS sea un pilar importante de la estructura de nuestras sociedades, junto al Estado y el mercado, que forme parte de la sociedad civil y canalice la participación ciudadana en ciertos asuntos colectivos, complementaria de la participación electoral, necesaria para mejorar la calidad política e institucional de la democracia. Para acometer la tarea de hacer esto posible sería necesario desarrollar estas ideas en el contexto de una teoría normativa de la democracia que abordase el tema  de la participación formal más allá del derecho al voto, el reconocimiento institucional del TS y la regulación de sus relaciones con el Estado como corresponsable del diseño y aplicación de ciertas políticas públicas y la incorporación a la estadística pública de las operaciones necesarias para conocerlo y poder así gestionar mejorar su regulación y sus relaciones con el Estado.

No obstante, se trata de un tema no exento de controversia por las diferentes perspectivas ideológicas desde las que se ha mirado y juzgado históricamente. Con objeto de analizar el potencial y sostenibilidad de este ámbito institucional ya de hecho importante, puede ser útil debatir sobre este tema.

Indica por favor si respecto a las siguientes afirmaciones/propuestas estás: 1. De acuerdo; 2. Parcialmente de acuerdo; 3. Parcialmente en desacuerdo; 4. En desacuerdo. Añade los comentarios de carácter general o particular sobre los puntos que creas oportuno.

  1. Debe desarrollarse una teoría normativa de la democracia que incluya al TS como un actor institucional que articula la sociedad civil canalizando la expresión de ciertos valores. Respuesta: ( )[2]
  2. Debe existir un TS que colabore con los poderes públicos en la definición y gestión de políticas públicas. Respuesta: ( )
  3. El TS no debería existir, porque muchas de las funciones que desarrolla las deberían asumir el Estado.
  4. Los poderes públicos deben promover el desarrollo del TS. Respuesta: ( )
  5. Corresponde sólo a la sociedad civil todo al relativo al TS sin interferencia de los poderes públicos. Respuesta: ( )
  6. El TS debe tener un reconocimiento de nivel normativo similar y funciones de representación equiparables al de otros sectores institucionales como el sindical, el de representación política o el empresarial. Respuesta: ( )
  7. Las entidades del TS deben considerarse sólo como un caso más de entidades privadas con el reconocimiento y funciones que ya les atribuyen las normas que regulan a cada una de ellas. Respuesta: ( )
  8. Merece la pena que incluyamos este tema en los debates. Respuesta: ( )

Comentarios:

[1] Este texto es un resumen que puede ampliarse en los trabajos siguientes: Pérez Yruela, M. (2019) Panorámica del Tercer Sector durante la crisis en España. Madrid, Informe FOESSA, 2019; Pérez Yruela, M. (2016). “El Tercer Sector: economía social y entidades no lucrativas”, en Torres, C, ed., España 2015. Situación social. Madrid, CIS: 888-900; Pérez Yruela, M. y G. Rodriguez Cabrero (en prensa). “Tercer Sector y Economía Social y Colaborativa en las sociedades contemporáneas. El caso de España”, en CSIC, Proyecto sobre retos científicos: una sociedad global y sostenible.

[2] Poner el  número de la escala dentro de  (  )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *